La Exploración moral, como Salvación de la Mente

“No todos aquellos que deambulan están perdidos”

J.R.R Tolkien

Hace algunos años, me quedé un año, saliendo de preparatoria, sin estudiar, por dos cosas. La primera, era que no tenía idea de que quería hacer con mi vida. La segunda, es que siempre se me había dicho que era lo que seguía de alguna manera. Mi madre esperaba que yo tuviera alguna idea de que quería hacer y pensaba que yo ya había buscado universidad.

Sorpresa, no busqué, no tenía idea de que quería.

Aún recuerdo ese año, fue… divertido, abrumador, pero muy interesante a la vez. Chihuahua, la ciudad donde vivo, está rodeada de montañas y de caminos de tierra a los que llegas después de 5 minutos de haberte subido al coche. También puedes llegar en bici. Fue en estos tiempos que descubrí lo mucho que me gusta explorar. Para mí, no hay nada más emocionante que subirme a la camioneta, con todo mi equipo de aventura, cuerdas, zapatillas de escalada, comida instantánea, y un plan muy levemente planeado.

Esto lo descubrí cuando, no teniendo mi vida en orden, y no teniendo rumbo fijo, me dediqué a subirme a la bici en las mañanas, pedalear hasta los caminos de tierra, y allá comenzar a correr hasta que se me acabara el agua y el calor me hiciera regresarme por temor a morirme de sed.

Me aprendí todos los caminos, era lo que me emocionaba aquellos días, levantarme a descubrir nuevos caminos.

Explorar.

Hoy me dedico, entre otras cosas, en explorar México descubriendo nuevas actividades, como cañonismo, o escalada en roca, para llevar a mis clientes internacionales. Me la pasó bien la verdad, eso que descubrí estando perdido en mi vida, ahora me da de comer, y me divierte un montón.

Pero hay algo más importante aquí, en este tema de la exploración. Un tema que divide a aquellos que son mentalmente saludables, y a aquellos que no.

¿Qué será?

Los 2 tipos de personas

Hay dos maneras en las que te puedes percibir. Con un “Yo” construido, o con un “Yo” descubierto.

 “¿Acaso está nuestro concepto del “Yo” basado en nuestro puesto en el trabajo, nuestro nivel educativo, la colonia en la que vivimos, el carro que manejamos o los amigos importante que tenemos?

Al Siebert, The Resiliency Advantage

Si tú respuestas a esta pregunta fue positiva, es que identificas con el yo construido. Esta identidad se basa en lo externo a nosotros. Pero bien sabemos que lo externo a nosotros se va, se va y viene, y después se va de nuevo. La vida no se queda de la misma manera siempre. Esto es bueno y malo a la vez. Malo porque puedes perder el puesto y el dinero por el que has trabajado tan duramente, pero bueno porque el hecho de que seas pobre hoy, no significa que lo serás toda tu vida.

Pero el punto aquí es que cuando tu yo depende de lo externo, cualquier cambio en las cosas externas, te podría tumbar de lo que te da seguridad como persona.

¿Y cuál es la otra opción?

No importa que tan guapo seas, no importa que manejes un Porsche, lo que importa es tu comportamiento.

Empezamos hablando de la exploración. El “Yo Explorado” es precisamente eso, un Yo que vas descubriendo, internamente. Hay cosas dentro de ti de las cuales tienes absoluto control, como la manera con la que afrontas las diferentes situaciones de la vida.

El Yo explorado es descubrir que hay dentro de ti, ¿qué potencial hay allí dentro?

Una vez que comienzas a descubrir esto, y lo comienzas a nutrir, te darás cuenta que hay cosas dentro de ti que te impulsan a hacer cosas allá afuera.

La exploración forzosa que tuve cuando salí de la prepa, me hizo ir adentro, a reflexionar. Y descubrí, mediante la exploración personal, que me gusta explorar también afuera. ¿Cómo llevo a cabo las cosas que descubro dentro de mí en el mundo de afuera? Gran pregunta.

El yo explorado solo conoce sus respuestas, nadie más se las puede dar.

Interesante ¿no?

¿Por dónde comenzamos?

El camino interior solo tú lo conocerás, pues solo tú lo puedes descubrir. Pero antes que nada, debes cambiar el enfoque, y plantar tu noción del yo, adentro. Para que tus bases estén en ti, no en las cosas de afuera.

Estoy seguro que tienes una idea de quién quieres que sea tu “yo” que se presente al mundo.

Podemos empezar por ahí, no sería una aventura si supiéramos a dónde vamos.

Gracias por leer este artículo! Quieres recibir el próximo en tu correo electrónico? Suscríbete.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s