Si Quieres Ser El Mejor Tienes Que Dejar De Compararte Con Los Demás

Es difícil ganar cualquier juego si no pones atención. Sea lo que sea, ajedrez, fútbol, socializar, negocios, lo que sea. 

Hace algunos años cuando estaba en universidad, tenía una clase, voy a usar la palabra “fascinante”. La clase era de geopolítica. La daba un profesor inglés, que no era profesor, era un consultor del gobierno de Inglaterra. Trabaja con temas del medio oriente, en ese entonces venía llegando de Afganistán, cuando la guerra aún seguía. 

Te imaginarás la clase, de lo más interesante. La clase trataba de entender como funciona la guerra moderna. La relación de los Estados Unidos, Rusia, y la Unión Europea en los países en donde se lucha. Los balances del poder y los objetivos de cada país en el asunto. Como dije, fascinante. 

Lo que más se me quedó grabado fue que no puedes confiar en lo que te dice una sola fuente de noticias. Todo mundo tiene objetivos, “agendas”. Es por esto que cuando estés interesado en alguna noticia, la tienes que leer de diferentes medios para encontrar el punto en el que convergen.

Por ejemplo, revisa el punto de vista de CNN, de Al-Jazeera y también de BBC. Empezarás a encontrar patrones, y son esos patrones los que te muestran la verdad. Y la verdad amigos, es aterradora y fascinante a la mes. El mundo no es blanco y negro, es gris.

Pero basta de tanta charla, te estoy contando esto porque, en esta clase, entendí precismente lo que quiero explicar en este articulo. Que es: si quieres ser el mejor en lo que haces, no compitas y no te compares, y en cambio, enfócate totalmente en la cosa en la que quieras ser el mejor o la mejor. 

Un día en la clase, el profesor hizo una pregunta. Yo no estaba poniendo atención realmente. Pero aún así, levanté la mano. En ese tiempo tenía complejos de superioridad (muy probablemente aún los tenga). La clase se daba en inglés y yo era de los alumnos que mejor podía hablar el idioma. Recuerdo que gozaba ser “el más inteligente”.

Cuando el profesor dijo: ¿Ricardo? Esperando a que contestara su pregunta, me di cuenta de que tenía idea de que estaba hablando. Le pedí que repitiera su pregunta. Aún así, no pude improvisar, dije alguna tontería. Todos se dieron cuenta de que solo intentaba defender mi papel de inteligente. 

La verdad es que me vi como un estúpido, por estar concentrado en ser mejor que los demás, en lugar de concentrarme en el tema, el cual seguramente era muy interesante. 

Irónico, no? Al tratar de ser más inteligente que los demás, me volví más tonto. Esto pasa siempre que compites por superioridad y no como una manera de mejorar y volverte más grande. 

¿Qué es lo que quieres realmente? 

Amé esa clase. Lo que yo quería en realidad era aprender más, saber más y saciar la interminable curiosidad. Si en ese momento, en lugar de estar tratando ser mejor que los demás, me hubiera enfocado en poner atención, habría tenido sin duda mayor éxito en la clase, me hubiera vuelto más inteligente, y hubiera disfrutado. 

Pero eso ya quedó en el pasado. 

¿Cuántas veces te ha pasado algo similar? 

Pasa mucho, sobre todo, cuando estás rodeado de personas muy exitosas, o demasiado guapas. Es fácil desbalancearte. El problema es que te puedes enfocar en todo menos en lo que te deberías de estar enfocando, ser la mejor versión de tí. 

Siempre, siempre, siempre, siempre, siempre, va a haber una persona más guapa que tú, o con más dinero, o con más amigos. El juego de la comparación es un juego que nunca, nunca, vas a poder ganar, no completamente. 

Pero, sí hay un juego en el que nadie te puede ganar, el de la autenticidad.

Nadie es tú, por lo que nadie puede jugar a ser tú y ganarte. En verdad es un juego muy fácil de ganar, ya que no hay competidores. Es una competencia entre tu yo presente y tu yo pasado. 

La próxima vez que salgas a la calle y que te encuentres en una situación social. Concentrate mejor en ser la mejor versión de tí. Verás como te dejarás de enfocar en como te ves ante los demás o lo que piensan los demás de tí, lo cual es liberador. Cuando estés jugando algún deporte, concentrate en jugar bien, no en ganar, verás como jugarás mejor, lo mismo va para todo en la vida. 

“Deja ya de preocuparte preguntándote cómo es que puedes ser un buen hombre, sé uno”
Marco Aurelio

Gracias por leer este artículo! Quieres recibir el próximo en tu correo electrónico? Suscríbete.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s